¡NO SEÑOR MINISTRO!

¿El daño causado por la pérdida de destino no sería de difícil o imposible reparación? ¿Llegado el caso todo podría arreglarse con una indemnización económica por parte de la Administración? ¿Así piensa usted, Sr. Ministro de Defensa?

img_20161024_233431

 

Siguen ustedes adelante aun aceptando la posibilidad de estar equivocados, siguen con el escarmiento y el ejemplo. ¿Para qué tomarse más molestias? ¿Para qué contradecir a la Dirección General de la Guardia Civil? ¡Maldito corporativismo! Si al final habéis metido la pata, con pagar cuatro duros ya se arreglaría la cosa, ¿no? ¡Qué humanidad! ¿No es más fácil y “barato” enmendar los errores a tiempo? Pero claro, si las cosas se hubiesen querido arreglar no nos veríamos en esta tesitura, ¿verdad, Sr. Ministro?

El honor y la autoestima, no se reponen con su dinero Sr. Ministro.

El cansancio, la desesperación, las noches en vela con el alma rota, la incertidumbre y el desasosiego,… y la Injusticia, no se pagan con su dinero Sr. Ministro.

¿Sabe usted lo que supondría un cambio tan drástico en la vida de nuestros hijos, Sr. Ministro? ¿Eso se podría arreglar con una indemnización? ¿Todo tiene precio para usted? ¿La salud, también se paga con dinero? ¿Una vida rota cuántos euros vale, Sr. Ministro?

Una plaza fija en un colegio, en el que has dado clases a dos generaciones, porque veinte años dan para mucho, ¿te la devuelven a cambio de unas monedas?

Si tiramos por la borda los ocho años de lucha por la integración de Sergio, si deshacemos todo lo andado, ¿qué valor tendría para usted, Sr. Ministro?

¿Y nuestros padres? Ancianos y enfermos a los que ocultamos la mitad de las cosas por no hacerles daño, alguno ni siquiera sabe de nuestro padecimiento pero notaría nuestra ausencia. ¿A ellos también se les indemnizarían por el agravio?

Lo que dejemos en el camino, el tiempo y las lágrimas, no nos lo podrá devolver su dinero.

¿QUÉ PRECIO TIENE LA VIDA DE CUATRO FAMILIAS PARA USTED, SR. MINISTRO?

octubre 24th, 2016

  • La principal misión de un cargo público es “servir al ciudadano” y ” utilizar de forma legal y coherente los medios / bienes públicos”.
    Aquí alguien ha confundido los términos o desconoce sus significados.
    La verdad está escrita ahí: “MALDITO CORPORATIVISMO”.

  • A estos impresentables les da todo igual, claro ke como tiran con polvora ajena, deberian pagar sus errores con su patrimonio, veriais como no les daria todo igual y serian mas cautos al darles la razon a quien no la lleve.

  • Con humildad me gustaría que ese ministro pusiera en práctica el contenido del artículo 3.2.f de la Ley 6/1997 de 14 abril, de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado:
    ” establece como principio de funcionamiento de la administración estatal el de un SERVICIO EFECTIVO A LOS CIUDADANOS.
    En su artículo 4, refiriéndose a prestar un servicio efectivo, indica que la Administración ejercerá UNA CONTINUA MEJORA DE LOS PROCEDIMIENTOS, SERVICIOS Y PRESTACIONES”.
    Por esto, no debería haberse limitado a resolver unos recursos aplicando sólo el mero trámite administrativo…dejando por tanto de usar el verdadero fin: “UN SERVICIO EFECTIVO AL CIUDADANO”, obviando completamente y de forma deshumanizada que tras esos papeles hay seres humanos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *