No+silencio no calla ante el destierro.

cabec_mail1

Desde No+silencio, hoy tenemos que dar la última noticia, esa que esperábamos y que, por desgracia, no ha tardado mucho. En septiembre se hicieron efectivos los destinos para dos de nuestros maridos , uno en Tarragona y otro en un puesto fronterizo de Lleida . Ahora tenemos que comunicar a todos los que nos apoyan que los otros dos compañeros han sido destinados en Madrid.

Penoso comprobar que el engranaje no se para ante nada. En una sociedad preocupada por educar en valores, dispuesta a luchar por los derechos de todos y de todo, resulta, cuanto menos, paradójico que la verdad sea motivo de castigo.

Como ya hemos defendido en otras ocasiones, decir la verdad no es un insulto, debe considerarse síntoma de honestidad e integridad, al menos eso es lo que debería sustentar los cimientos de una sociedad de derecho. Aquí, en esta ocasión, parece ser que existe una vara diferente de medir, existe un mundo paralelo en el que , si la verdad no gusta, se castiga a mazazos.

Pues bien, pueden creernos cuando decimos que seguiremos gritando lo que creemos justo, seguiremos defendiendo a los que fueron lo suficientemente honestos y, por qué no, valientes como para contar una verdad que les ha traído como consecuencia un destierro. Nos sobran paciencia y constancia para continuar. Ya sea en Madrid, en Tarragona o en Lleida, la verdad será la misma. La distancia no la hará diferente, por mucho que no guste.

Quizá consigamos que quien tiene potestad para aclarar todo este asunto vislumbre lo que llevamos repitiendo desde hace meses. La Justicia en la que creemos no es la que arremete contra los testigos, obligados a decir verdad, sino la que protege y ampara la honestidad, la integridad y los derechos de todos los que formamos parte de esta sociedad, independientemente del color con el que vista cada uno.

Pedimos, simplemente, Justicia. Deseamos mirar nuestras vidas, destrozadas desde hace ya bastante tiempo, y sentirnos aliviadas. Sabemos que el camino es largo, pero confiamos en que se nos escuche, estamos dispuestas a seguir hasta el final, manteniendo lo que siempre hemos defendido.

Desde el principio hemos pedimos la paralización de la sanción a nuestros maridos, porque creemos que la Justicia nos dará la razón, pero sobre todo porque también se sanciona a nuestras familias. Se confunde a nuestros hijos e hijas, castigando la verdad. Únicamente pedíamos tiempo, ni siquiera eso se nos ha concedido. Se nos condena a vivir en equilibrio, en una cuerda floja que para algunos puede resultar cómoda, pero que, sinceramente, hay veces en las que ese equilibrio está a punto de perderse. Ahora, ya ejecutada la sanción, no nos rendimos, seguimos pidiendo que se lea y se escuche nuestra historia, porque la verdad es como el aceite, siempre queda por encima de todo.

Desde aquí, rogamos al Sr. Ministro del Interior, D. Juan I. Zoido Álvarez y al Sr. Director de la Guardia Civil, D. José Manuel Holgado, tengan a bien escuchar nuestra historia y comprobar, desde su experiencia como impartidores de Justicia, que lo que pedimos es, simple y llanamente, lo que siempre hemos considerado justo.

Igualmente animamos a que nuestra idea de no guardar más silencio crezca en cada uno de los que nos han apoyado y nos siguen desde el principio. En una sociedad constitucional, todos deberíamos estar orgullosos de defender siempre la verdad.

Mientras tanto, continuaremos esquivando obstáculos hasta que el tiempo nos dé la razón, hasta que podamos decir que se nos ha tratado con Justicia.

enero 14th, 2017

  • Consumadas las otras dos injusticias……pero si creen “algunos señores”, que por multiplicarlas les hará tener más razón, andan muy equivocados.- Lo que logran es que sea mas evidente la sinrazón de ellas y dan mayor empuje a estas mujeres que solo buscan justicia imparcial.
    Que el desánimo no forme parte de vuestro vocabulario….Ánimo y Fuerza.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *